Ana Marí, Adoradora

Soy una mujer ADORADORA, estudie con las “Adoratrices de la Madre Sacramento” de Valencia. En mi vida ha habido muchos desapegos a la fe de la Iglesia, pero en lo hondo de mi corazón no se ha movido nada.

Aún trabajaba y me levantaba a las 6:15 para ir al Hospital La Fe nueva, pero en muchas ocasiones me despertaba a las 3:00 de la madrugada. El Señor me ha concedido el don de coger el sueño con facilidad, y duermo toda la noche de un tirón; por eso no daba crédito a lo que me pasaba. Por entonces, yo ya sabía que las tres de la madrugada, es una hora donde las fuerzas del mal, están presentes y se manifiestan en las acciones que se producen por los amantes de la vida nocturna. Así que al despertarme, me ponía a rezar la corona angélica y luego me volvia a dormir, hasta que sonaba el despertador para irme a trabajar.

Pasó el tiempo y un matrimonio me propuso hacer una hora de vela en la Capilla de Adoración Perpetua de San Martin, “sorpresa”, la hora de adoración era de tres a cuatro de la madrugada.

Acepté como un gran regalo que El Señor me mandaba. Muy amablemente, aún después de varios años, aún vienen a por mi y me devuelven a la puerta de mi casa. “Todo un privilegio”, ya que de no ser por ellos, no podría hacerlo sola y en medio de la noche.

La alegría, gratitud y anhelo es tan grande, del que me siento tan contenta, con el Santísimo en la Capilla de Adoración Perpetua de San Martin.

En ocasiones me postro rostro en tierra, ante el Rey de reyes y Señor de mi vida, siendo esto un honor y una bendición pudiendo estar cerca de Él.


Imprimir   Correo electrónico

Related Articles